10 julio,2012

¿Cómo nace la oración en el hombre?

La oración, como ya hemos dicho, es un coloquio del alma con Dios; es el hijo que conversa con el Padre. (…) ¿cómo surge en nuestro espíritu este deseo, este impulso que nos lleva a querer encontrar y hablar a Dios?

Suscríbete a YouTube

 

El inicio de la oración en el hombre

El inicio de la oración, siempre bajo la gracia del Espíritu Santo (Rm 8,14-15) y suscitada por su acción (Rm 8,26), tiene que buscarse en lo íntimo de nuestro espíritu, en la voluntad que quiere encontrarse y conversar con Dios.

La oración que fuese sólo un movimiento de los labios sería un puro ejercicio verbal; Dios pide, en cambio, el homenaje filial de nuestra mente y de nuestro corazón. Así también la oración que quisiese ser solamente pensamiento, reflexión, aunque tuviese como objeto a Dios mismo, sería un ejercicio intelectual pero no sería oración.

Para orar es necesario que nuestro espíritu se eleve a Dios y que a Él digamos cuanto está en nuestro corazón, es decir que la voluntad exprese sus afectos.

Extracto de “La oración”


Autor: Antonio Furioli

El contenido de este artículo puede ser reproducido total o parcialmente en internet siempre y cuando se cite su autor y fuente originales: www.la-oracion.com y no se haga con fines de lucro.