28 mayo,2014

Al Espíritu Santo

Dos dificultades en la oración: el tiempo y el silencio de Dios

Espíritu Santo, alma de mi alma, yo te adoro; ilumíname, guíame, fortifícame, consuélame, inspírame lo que debo hacer. Dispón de mí porque prometo obedecerte y aceptar todo lo que permitas que me suceda. Hazme conocer tan solo tu voluntad. Amén.