María, Madre mía, ruega por nuestro hogar

María, Madre mía, ruega por nuestro hogar

Haz de nuestro hogar un sitio de tu amor, que no haya injuria porque tú nos das compresión, que no haya amargura porque tú nos bendices, que no haya egoísmo porque tú nos alientas, que no haya abandono porque tú estás con nosotros, que sepamos marchar hacia ti en nuestro diario vivir. Que cada mañana amanezca un día más de entrega y sacrificio. Que cada noche nos encuentres junto a ti, unidos en tu amor hasta que nos admitas en tu casa del cielo. Amén.