No os agobiéis – VIII Domingo del Tiempo Ordinario

(Isaías 49, 14-15; Sal 61; 1 Corintios 4, 1-5; Mateo 6, 24-34)

Jesús reitera en el Evangelio que no debemos agobiarnos ni por la vida, ni por el vestido, ni por la comida, pues Dios es providente con quienes confían en Él. Si a los pájaros y a la hierba del campo los trata con tanta generosidad, ¿por qué agobiarnos, si además no podemos añadir ni un minuto a nuestra existencia, más allá de lo que Él nos sostenga?

Que mi alma descanse en Dios

La confianza en Dios tiene un efecto inmediato y es el descanso del alma, como nos repite el salmista: “Solo en Dios descansa mi alma”. “Descansa en Dios alma mía”. Y la razón de tal abandono nos la ofrece el profeta con un argumento entrañable: “¿Es que puede una madre olvidarse de su criatura, no conmoverse por el hijo de sus entrañas? Pues aunque ella se olvide, yo no te olvidaré”.

Cuánta paz se experimenta cuando en verdad se da fe a la Palabra que nos asegura: “No andéis agobiados pensando qué vais a comer, o qué vais a beber, o con qué os vais a vestir. Los paganos se afanan por esas cosas. Ya sabe vuestro Padre del cielo que tenéis necesidad de todo eso”.

Más confianza en Dios, más alegría

Los santos nos han revelado siempre que el secreto de su alegría era la confianza en Dios. El Papa Francisco reitera permanentemente este argumento para que no seamos pusilánimes, aun en el caso de tener necesidad del perdón. ‘En verdad les digo: todo será perdonado a los hijos de los hombres – y nosotros sabemos que el Señor perdona todos si nosotros abrimos un poco el corazón. ¡Todo! – los pecados y también todas las blasfemias que dirán – ¡también las blasfemias serán perdonadas! (Francisco, 23 de enero, 2017).

Desde esta certeza del amor, del perdón que Dios ofrece a través de Jesús, se comprende mucho mejor la expresión paulina, que hoy se proclama en la segunda lectura: “Mi juez es el Señor”.

Con frecuencia somos aventureros del futuro y adelantamos acontecimientos que no sabemos si en verdad sucederán. De ahí la sabiduría de vivir el presente, no como una realidad cerrada, en la que quedamos prisioneros por el afán de exprimir el tiempo, sino porque a cada día le sobra su disgusto, y para un creyente, un día pasa a otro día el testigo de la confianza.


Agradecemos esta aportación a Don Ángel Moreno de Buenafuente. (Consulta aquí su página web)
 
El contenido de este artículo puede ser reproducido total o parcialmente en internet y redes sociales, siempre y cuando se cite su autor y fuente original: www.la-oracion.com y no se haga con fines de lucro.