¡Acoge el Misterio! Dios habita en tu interior

594
Habitados por Dios

“A Dios nadie lo ha visto jamás: Dios unigénito, que está en el seno del Padre, es quien lo ha dado a conocer” (Jn 1, 18).

CONSIDERACIÓN

Ya no tenemos que imaginar a Dios, Él se nos ha manifestado en su Hijo. Por el nacimiento del Hijo de Dios de la Virgen Nazarena, nos comprendemos como imagen del Primogénito.

En una ocasión, el apóstol Felipe le dijo a Jesús: «Señor, muéstranos al Padre y nos basta». Jesús le replica: «Hace tanto que estoy con vosotros, ¿y no me conoces, Felipe? Quien me ha visto a mí ha visto al Padre. ¿Cómo dices tú: “Muéstranos al Padre”? ¿No crees que yo estoy en el Padre, y el Padre en mí?” (Jn 14, 8-10)

EXPERIENCIA MÍSTICA

El Verbo, metido en los pechos del Padre y revelado en la carne, nacido de mujer, se manifiesta enamorado y asume nuestra naturaleza humana por amor, de tal forma, que ya no solo Dios se ha hecho hombre, sino que el humano se diviniza y quien acoge este Misterio es habitado por Él.

Santa Teresa describe: “Vi a la Humanidad sacratísima con más excesiva gloria que jamás la había visto. Representóseme por una noticia admirable y clara estar metido en los pechos del Padre. Esto no sabré yo decir cómo es, porque sin ver me pareció me vi presente de aquella Divinidad. Quedé tan espantada y de tal manera, que me parece pasaron algunos días que no podía tornar en mí.” (San Teresa, Vida 38, 17)

Y en otro libro dice la Santa: “El mismo Señor, por visión intelectual, tan grande que casi parecía imaginaria, se me puso en los brazos a manera de como se pinta la «Quinta angustia». Hízome temor harto esta visión, porque era muy patente y tan junta a mí, que me hizo pensar si era ilusión. Díjome: «No te espantes de esto, que con mayor unión, sin comparación, está mi Padre con tu ánima» (Relaciones 58,3).

SOBRECOGIMIENTO

“El que me ama guardará mi palabra, y mi Padre lo amará, y vendremos a él y haremos morada en él” (Jn 14, 23).

PROPUESTA

¿Te sientes habitado por Dios?


Agradecemos esta aportación a Don Ángel Moreno de Buenafuente (consulta aquí su página web) El contenido de este artículo puede ser reproducido total o parcialmente en internet y redes sociales, siempre y cuando se cite su autor y fuente original: www.la-oracion.com y no se haga con fines de lucro.