Sacrificio

    2004

    El sacrificio es el acto principal del culto externo y público, y consiste en la oblación externa de una cosa sensible con su real inmutación o destrucción realizada por el sacerdote en honor de Dios para testimoniar su supremo dominio y nuestra rendida sumisión ante Él. En la nueva ley no hay más sacrificio que el de la santa misa, que, por ser renovación incruenta del sacrificio del Calvario, da a Dios una gloria infinita y tiene valor sobreabundante para atraer sobre los hombres todas cuantas gracias necesitan (Teología de la perfección cristiana §397)

    « Índice