Perfección cristiana

    440

    La perfección consiste principalmente en el amor de Dios, y en segundo lugar en el amor del prójimo, que son objeto de los principales preceptos de la ley divina; sólo accidentalmente podemos ponerla en los medios o instrumentos de perfección, que nos son indicados por los consejos evangélicos (Summa theologiae, II-II, q.184)

    « Índice