Escucha

    1558

    El proceso de la oración es así: Al principio parece que sólo habla el alma, porque ésta no entiende bien el lenguaje de los libros, etc., por los cuales le habla Dios. Y ni apenas se da cuenta de que es Él… Después se entabla el diálogo (vía iluminativa…). Hasta que al fin cesa de hablar el alma, para escuchar tan sólo…, para que hable sólo Dios… (Teología de la perfección cristiana, Introducción)

    « Índice