Sobre el undécimo grado de humildad

82

60 El undécimo grado de humildad consiste en que el monje, cuando hable, lo haga con dulzura y sin reír, con humildad y con gravedad, diciendo pocas y juiciosas palabras, y sin levantar la voz, 61 pues está escrito: «Se reconoce al sabio por sus pocas palabras».

Regla