Sobre el séptimo grado de humildad

98

51 El séptimo grado de humildad consiste en que uno no sólo diga con la lengua que es el inferior y el más vil de todos, sino que también lo crea con el más profundo sentimiento del corazón, 52 humillándose y diciendo con el Profeta: «Soy un gusano y no un hombre, oprobio de los hombres y desecho de la plebe. 53 He sido ensalzado y luego humillado y confundido». 54 Y también: «Es bueno para mí que me hayas humillado, para que aprenda tus mandamientos».

Regla