Ser humilde, obedeciendo

115

La obediencia ayuda mucho a la humildad. Si obedeces pronta, franca, alegremente, sin murmuración o rodeos y sin réplica, eres verdaderamente humilde.