Seguir los consejos evangélicos adecuados a nuestras prácticas

Es imposible que un solo hombre pueda observar todos los consejos evangélicos o imitar todas las virtudes de Nuestro Señor y de los santos. Ha de hacerse una elección. Seguir tan sólo aquellos consejos y prácticas que se armonizan con nuestra condición.