Salvación de nuestras acciones

148

Nosotros nada podemos hacer: ni pensar en el bien, ni desearlo, ni cumplirlo. Dios no quiere salvarnos sin nosotros, debemos unir nuestra acción a la suya.