Recibir lo que sea por amor a Dios

125

Si nos diéramos cuenta cuanto nos ama Dios, estaríamos dispuestos a recibir de Él, con indiferencia, tanto lo dulce como lo amargo.