Oblación de sí

149

Pensamientos durante los Ejercicios (6o día)

Que en el amor de la infinita bondad y sabiduría de Dios, queda el alma en libertad de ir a buscar todas las (perfecciones) que ella pueden contener, siendo El tan bueno que las comunica liberalmente a todos sin que haya uno solo con quien no sea pródigo, lo que debe mantener el alma en gran humildad y dependencia de la bondad divina. Debo recordar que no he de andar buscando ternuras ni consuelos espirituales para que me inciten al servicio de Dios, sino más bien que me he ofrecido y acepto en él todas las insensibilidades y privación de consuelos que me parecen están deparadas a mi alma, con entero desasimiento de éstos, para sufrir todas las tentaciones que plazca a Dios permitir que me sobrevengan y en ese estado vivir y morir si tal es su santa voluntad.