Nuestra reputación en manos de Dios

Cosa muy querida nos es nuestra reputación y prueba no pequeña que se desaten las lenguas contra nosotros. Tras los hombres, es preciso ver a Dios. Él les pedirá cuentas de cada palabra. Nuestra reputación le pertenece y Él sabe lo que mejor conviene.