Los rezos excesivos

158

Hay quien cree que Dios le va a oír mejor porque ha convertido sus labios en una incansable y rutinaria máquina de rezos, mientras su corazón está en otra parte.