Los que aman a Jesús le aman también en la angustia

82

Mas los que aman a Jesús, por el mismo Jesús, y no por alguna propia consolación suya, bendícenle en toda la tribulación y angustia del corazón, tan bien como en consolación.
Y aunque nunca más les quisiese dar consolación, siempre le alabarían, y le querrían dar gracias.

Imitación de Cristo