Los frutos de recibir dignamente la Eucaristía

125

Al imperio de las palabras: «Esto es mi cuerpo», el pan se transustancia en el cuerpo de Cristo, que confiere la unción de una doble riqueza a aquel que lo recibe dignamente: mitiga las tentaciones y suscita la devoción.