Los elementos para remitir los pecados

154

En la salvación hay dos elementos distintos e inseparables, el componente negativo que es la remoción del pecado y el componente positivo que consiste en el don del Espíritu y de la vida nueva. La remisión de los pecados es solo la condición para recibir el don más bello y más completo de la Pascua de Cristo, es decir, su Espíritu.