Los dones de Dios

353

Sería más fácil desprendernos de un don cuando Dios nos lo quita, que tratar de desapegarnos de él. Aceptemos el despojamiento como una gracia y no caigamos en rebeldía tratando de recuperar el don perdido.