26 junio,2013

Los brazos de Cristo en la cruz como dos alas

Cristo, con los brazos abiertos en la cruz, como dos alas, acoge a cuantos acuden a El y en el refugio de sus llagas los esconde de las amenazas de los demonios. La sangre de Abel grita venganza, la sangre de Cristo implora misericordia.

Suscríbete a YouTube