Lo bueno de la gracia divina reside en nuestra libertad

125

Todo cuanto hay de positivo y de bueno en nuestra vida procede de la gracia divina, de la acción del Espíritu Santo. Y fecunda si cuenta con la cooperación de nuestra libertad.