Las virtudes de nuestro camino

567

No permita Dios que consintamos en rebajar la humildad, la obediencia y el renunciamiento. Estas virtudes son junto con la oración, el camino siempre necesario y seguro.