Las penas para santificar almas

108

Las tribulaciones Dios no las ama por sí mismas, las quiere emplear como recurso para satisfacer el orden, reparar nuestras faltas, curar y santificar las almas. Es la voluntad permisiva.