Las afecciones son flores a los pies de Jesús

268

Las afecciones, espontáneas o nacidas de mi voluntad, son flores depositadas por mi alma de niño, a los pies de Jesús que le habla: Adoración, gratitud, amor, alegría, adhesión a la voluntad divina y desprendimiento de lo demás, aversión, odio, temor, cólera esperanza y abandono. Mi corazón escoge uno o varios de esos sentimientos y se penetra de ellos, expresándooslos, Jesús mío, y repitiéndolos muchas veces con ternura y lealtad y, sobre todo, con sencillez. (Dom. J.B. Chautard, El alma de todo apostolado)