La santidad no es un escape de la responsabilidad

294

La santidad no es, y nunca ha sido, un escape de la responsabilidad y participación del hombre en la tarea fundamental de vivir justa y productivamente en comunidad con su prójimo.