La oración y el amor a Dios

752

Cuando amamos a alguno, ¿acaso tenemos necesidad de verle para pensar en él? Sin duda que no. Así pues, si amamos a Dios, la oración nos será tan familiar como la respiración.