La manera de amar del Señor

202

Nuestro Señor nos conoce perfectamente, a cada quien nos habla y obra en nuestras almas según nuestros atractivos, según nuestra manera de ser.