La maldad en la tristeza que no se enmienda

96

Para mí, toda tristeza que no surge del arrepentimiento de un pecado concreto y se dirige hacia la enmienda o restitución, o que surge de la compasión y se dirige a la ayuda, es simplemente mala.