La divinidad en el Verbo y encarnación

139

La presencia de la divinidad, tanto en el cuerpo como en la sangre de Cristo, está garantizada por la unión indisoluble que se realiza entre el Verbo, y la humanidad de la encarnación.