23 septiembre,2016

Hay que tener fe para amar

Debemos tener también fe en nuestro propio amor. Primero, creer que podemos amar a Dios, segundo, creer que lo amamos. Necesitamos ver como posible el amor de Dios.