Fuerza para pedir consuelo

Podemos pedir consuelo o el fin de las desolaciones, pero debemos hacerlo con intención pura, corazón desprendido y voluntad sumisa. Pedir más bien la fuerza necesaria para mantenerse fiel.