El Señor en nuestro mundo

156

No es necesario huir del mundo para estar con el Señor, porque el Señor, está también en él. El cristiano mira al cielo pero tiene los pies en la tierra.