El intercambio en la absolución

127

Cada absolución es un milagro, sólo la omnipotencia divina puede crear de la nada lo que no es, y reducir a nada lo que es. Se destruye el pecado en un maravilloso intercambio por el que nosotros damos a Cristo nuestros pecados y Él nos da a nosotros su justicia.