El drama del activismo

106

El dramatismo de nuestro activismo cristiano consiste en que las ocupaciones que tenemos realmente nos abruman. Si te examinas a la luz de la fe, entenderás que cuanto más abrumado te sientas por las ocupaciones que tienes, tanto más tiempo deberás dedicar a la oración. En el caso contrario, te quedarás vacío y solamente tendrás la ilusión de que das algo a los demás. Nadie da lo que no tiene. (Tadeuz Dajczer, Meditaciones sobre la fe).