Dios siempre estará con el alma buena

126

La manera más cierta de asegurar el porvenir, es santificar el momento presente. Debemos tener la certeza que Dios jamás permitirá que un alma de buena voluntad termine miserablemente una vida santa.