Dios se apiada de las preocupaciones

102

Preocuparse facilita la distracción no el recogimiento. Permita que la voluntad haga que regrese la mente con calma. Dios se apiadará de usted.