Dios nos puede ayudar a avanzar

111

El deseo de avanzar es legítimo pero debe templarse por un fiel abandono. Dios nos puede otorgar favores, concedernos mayores, o retirarnos los concedidos.