Dios nos habla al corazón.

816

No penséis que se está callando, que aunque no le oímos, bien habla al corazón cuando le pedimos de corazón.