Curación a través de los ojos

106

La contemplación eucarística tiene también un extraordinario poder de curación. Cuando somos mordidos por el orgullo, la sensualidad y todas las otras enfermedades del alma, lo que debemos hacer es correr ante el Santísimo y hacer que la curación pase por donde tan a menudo pasa el mal: nuestros ojos.