Cuando un cristiano no ora

521

“Volverse rígidos, moralistas, especialistas en ética, pero sin bondad. La pregunta podría ser esta: ¿Qué sucede en el corazón de aquel cristiano, ese presbítero, ese papa, que se vuelve así? Sólo hay una explicación: no ora. Si no hay oración, siempre cerrará la puerta. La llave que abre la puerta a la fe es la oración. Cuando un cristiano no ora, su testimonio es altivo. Es un soberbio, orgulloso, un seguro de sí mismo. No es humilde. Busca su propia promoción. Cuando un cristiano ora, no se aparte de la fe, habla con Jesús. Y, cuando digo orar, no digo decir oraciones, porque estos maestros de la ley decían muchas. Jesús dice: cuando ores, entra en tu habitación y ora al Padre en secreto, de corazón a corazón”.

17 de octubre de 2013, homilía en Santa Marta.