Cristo sufre como un humano

La reacción de Cristo ante el sufrimiento y la crueldad es humana: tiembla y suda sangre en Getsemaní, quería que se alejara de Él el cáliz, busca apoyo en sus discípulos, grita su desolación en la cruz.