Controlando el amor se llega a la libertad del alma

Un alma es libre y desprendida en la proporción en que las pasiones son amortiguadas, domado el amor propio y pisoteado el orgullo.