Cambio en el rumbo de nuestros planes

335

Si Dios frustra nuestros planes y nos conduce por otro camino, diferente al que imaginamos, debemos saber que lo mismo le sucedió a María.