Apertura al Espíritu Santo

273

El Espíritu Santo necesita de tu apertura y de tu disposición interior. Él está ante tu puerta y llama a ella, sin embargo, no entrará si no lo invitas. Entonces puedes cerrarte a él, pero también puedes abrirle la puerta de tu corazón de par en par, por medio de la fe y de la humildad. (Tadeuz Dajczer, Meditaciones sobre la fe).