El amor toma todas las formas y realiza todas las empresas

99

El amor toma todas las formas y realiza todas las empresas: en los principios de la vida Espiritual limpia el alma y arranca de ella cuanto se opone a su reinado, mediante las virtudes morales; después dirige a los Dones del Espíritu Santo para que competen la purificación del alma y la iluminen y preparen a la unión con Dios; y al fin, une al alma con Dios y la enriquece de luz y la atavía con virtudes y realiza en ella una obra divina de armonía y perfección. El ejercicio de la caridad es un camino breve y deleitoso para conseguir la santidad; breve, porque todo se simplifica cuando se trata a fondo; deleitoso, porque el amor facilita todos los esfuerzos y dulcifica todos los sacrificios. ¡Qué felices parecen todos los caminos cuando se ama! ¡Qué aliento, qué fuerza, qué consuelo experimenta el alma cuando está sostenida por el amor! Cierto que por estar conexas en la caridad todas las virtudes infusas, no pueden crecer una sin que las demás crezcan, como enseña Santo Tomas de Aquino, y puede la una ser el camino para conseguir las demás; pero no cabe duda que, puesto que la caridad es la forma de todas, ejercitar esa virtud reina, es alcanzar rápida y dulcemente todas las virtudes. (El Espíritu Santo)