26 marzo,2014

Aceptar las pequeñas molestias

No nos lamentemos, esforcémonos por someternos mansamente a la voluntad de Dios cuando lleguen “esas pequeñas molestias diarias”.