Aceptar las pequeñas molestias

255

No nos lamentemos, esforcémonos por someternos mansamente a la voluntad de Dios cuando lleguen «esas pequeñas molestias diarias».