Aceptar la preocupación con paciencia

81

Lo que Dios quiere es que aceptemos con paciencia la tribulación a la que somos sometidos y que a la tarea diaria contestemos: “Hágase tu voluntad”, sabiendo que para ello recibiremos “el pan de cada día”.