27 enero,2012

Rezar por mí, por mis familiares y por el mundo

El Santo Padre comenta en la catequesis de este miércoles la “oración sacerdotal” de Jesús en la Última Cena, una vez que ha llegado su “hora”.

Suscríbete a YouTube

Jesús actualiza en esa oración la fiesta judía del Yom Kippur (el día de la expiación). Me explico: en ese día el Sumo Sacerdote realizaba la expiación por sí mismo, por los sacerdotes del Templo y por el pueblo judío en general, de modo que Israel recuperaba la sensación de estar reconciliados con Dios. Jesús, sacerdote y víctima, reza en el cenáculo por Él mismo, por sus apóstoles y por toda la Iglesia.

Tres campos adecuados donde aplicar nuestra oración.

1. Rezar por nosotros mismos:

Pedir a Dios ayuda en nuestras dificultades, pero sobre todo, como dice el Papa, que nos “consagre”, es decir, que nos haga cada día pertenecer más a Dios para estar disponibles para los demás

2. Rezar por nuestros familiares:

Pedir a Dios por ellos, los cercanos y los lejanos.

3. Rezar por el mundo entero:

Como nos sugiere el Papa, no limitar nuestras peticiones de ayuda a nuestros propios problemas, sino acordarme delante de Dios del prójimo y de sus necesidades.

Los demás también necesitan de tu oración. Reza por ellos.

Aquí puedes leer la catequesis del Papa del 25 de enero de 2012.


Autor: P. Francisco Armengol, L.C

El contenido de este artículo puede ser reproducido total o parcialmente en internet siempre y cuando se cite su autor y fuente originales: www.la-oracion.com y no se haga con fines de lucro.